Xavier Marcet, reconocimiento a un liderazgo inspirador

Xavier Marcet

“No podemos conformarnos” señalaba Xavier Marcet durante su intervención en la gala de los Premios DUX 2024 celebrada por Canal CEO el pasado jueves en Madrid. “Necesitamos interiorizar el liderazgo”, apuntaba, un liderazgo que nos ayude a conseguir el gran reto: “alcanzar el sentido común para poner a las personas en el centro, con naturalidad”.

Este gran experto en estrategia, innovación y transformación corporativa, con amplia experiencia internacional como consultor de empresas, presidente de Lead to Change, recibía el reconocimiento especial de Canal CEO al Liderazgo inspirador, un premio que concede cada año a personas que influyen de manera decisiva al grupo. Xavier Marcet ha sido, en este caso, un faro, una guía capaz de definir ese difícil “quiénes somos” y más aún, ese “quienes queremos ser”.

“Madurar en el management es intentar rozar la sencillez”, Xavier Marcet

Marcet aprovechó la ocasión no solo para agradecer el premio a los miembros del jurado, sino para ensalzar la labor de quienes apuestan por la sencillez, es decir, por hacer que cosas muy difíciles parezcan fáciles: “Me gustaría dar las gracias a todos aquellos que cada día en las empresas se enfrentan a muchas decisiones en soledad, haciendo lo que tenemos que hacer: tomar decisiones sin tener toda la información, tomar decisiones en penumbra, y simplemente aspiran a hacer las cosas fáciles a los demás”, trasladaba.

Liderazgo humanista a la europea

Marcet es un gran defensor del liderazgo humanista de carácter europeo, al que atribuye la capacidad de alcanzar los grandes desafíos sociales del presente y del futuro desde una perspectiva equilibrada. Así lo manifestó durante la gala y así lo ha declarado en diversas ocasiones, por ejemplo, en el Desayuno Canal CEO celebrado en el mes de mayo en Barcelona: “Incomprensiblemente hemos hecho seguidismo, en Europa, de un modelo (el estadounidense) que no es el nuestro; necesitamos crear un modelo europeo de management, explicaba entonces.

“Creo que necesitamos un management europeo; Europa es equilibrio”, Xavier Marcet.

Este experto aludía, por ejemplo, a las grandes diferencias que existen en España respecto a EEUU en lo que concierne al acceso de capital: “Hemos querido imitar un modelo que todo el mundo que ha querido imitar ha fracasado, que es el modelo de Silicon Valley; lo hemos querido imitar olvidándonos de que en San Francisco hay unas 2.000 empresas de capital riesgo (…), como no hay esta lógica (en la UE) de capital privado, muchas veces la hemos querido sustituir por capital público”.

Para Marcet, la clave pasa por una apuesta firme por el emprendimiento, que es “un factor fundamental, un índice de salud y de capacidad de una sociedad”, pero que este se entienda como una forma de crear valor para alguien y no solo como una búsqueda constante de la próxima subvención o ronda de financiación. Y en esa perspectiva, el liderazgo humanista europeo actúa como palanca de cambio. “Tenemos que crear un modelo propio, donde el emprendimiento tenga la sensatez de orientarse más rápidamente al cliente; no lo hemos tenido en innovación y nos ha ido muy mal”, recordaba Marcet quien, a pesar de ello, lanza un mensaje optimista: Hay brotes de esperanza”. 

Xavier Marcet
Javier Fernández Aguado entrega el galardón a Xavier Marcet