Vanesa Díaz (LuxQuanta): «Cada vez somos más las mujeres en puestos de liderazgo totalmente fieles a su propio estilo»

Vanesa Díaz LuxQuanta

Vanesa Díaz lidera la única empresa española y una de las cuatro del mundo dedicadas al desarrollo y comercialización de sistemas de seguridad cuántica: LuxQuanta.

La ciberseguridad es uno de los sectores que mayor protagonismo cobrará el presente año. A la vanguardia de este sector, está la compañía LuxQuanta. Esta startup ha creado NOVA LQ, un sistema que encripta los datos utilizando propiedades de la física cuántica, destinado a operadoras de telecomunicaciones, empresas de ciberseguridad y entidades gubernamentales, financieras y sanitarias, y que garantiza que cualquier intento de intrusión será detectado.

Al frente, está Vanesa Díaz, una especialista en telecomunicaciones por la Universidad de Cantabria y en desarrollo de mercado, marketing y telecomunicaciones ópticas, con quien hemos tenido la oportunidad de conversar para conocer las razones por las que ha llegado a CEO.

Canal CEO: La llegada de tecnologías emergentes en 2023 ha supuesto toda una revolución en el panorama empresarial. De hecho, ChatGPT y otras herramientas de Inteligencia Generativa han copado los titulares en prensa. Sin embargo, poco se habla de la verdadera revolución: las redes cuánticas. ¿Qué impacto tendrán en el ecosistema empresarial?

Vanesa Díaz, CEO de LuxQuanta: El interés en las tecnologías cuánticas es algo que empieza a ganar tracción ahora. Es algo tan desconocido, algo que suena tanto a ciencia ficción, que parece que asusta no llegar a comprenderlo.

Igual que para conducir un coche no hace falta ser mecánico, no hay que ser científico para entender la necesidad de las tecnologías cuánticas, e implementarlas.

Las tecnologías de comunicación cuántica, y en concreto la criptografía cuántica, utilizan las propiedades únicas de la física cuántica. La criptografía cuántica hace uso de esas propiedades para generar llaves criptográficas extremadamente seguras, sin utilizar algoritmos matemáticos para protegerlas.

Esto es y será de suma importancia en todo el ecosistema empresarial dado el progresivo y vertiginoso avance de los ordenadores cuánticos, una tecnología que, aunque nos aportará increíbles avances sociales y científicos, también tendrá el potencial de romper toda la criptografía actual, dejando nuestra información expuesta.

Canal CEO: LuxQuanta es una de las únicas compañías en el mundo dedicada a los sistemas de seguridad cuántica. ¿Cuáles son vuestros próximos retos para seguir siendo un referente? ¿Qué nuevas soluciones planeáis lanzar al mercado?

Vanesa Díaz, CEO de LuxQuanta: En efecto, somo pioneros en un mercado emergente. Aunque la tecnología que desarrollamos, conocida como, Distribución de Claves Cuánticas (QKD por sus siglas en inglés), es relativamente madura, nosotros trabajamos con una versión mucho más nueva que ofrece toda una serie de ventajas a los clientes: facilidad de despliegue, escalabilidad de los procesos de fabricación y productos más económicos. Todo ello tiene como objetivo facilitar un despliegue masivo de la tecnología a nivel mundial.

LuxQuanta tiene como primer objetivo continuar el despliegue de nuestro sistema ya comercializado, NOVA LQ®, a nivel europeo e internacional.

Este primer producto está permitiendo una excelente primera toma de contacto de nuestros clientes, que pueden confirmar de primera mano los beneficios añadidos que presenta nuestra tecnología comparada con las versiones antiguas. Esta primera versión será la preferida por Gobiernos e instituciones para la protección de sus enlaces de comunicación entre entidades críticas.

Mientras en paralelo trabajamos con en el desarrollo de una segunda versión del sistema basada en chips fotónicos. Dicho de otro modo, compactaremos todos los componentes ópticos en un chip del tamaño de un lápiz USB. Esto permitirá no solo reducir costes, si no una mayor y mejor industrialización de la tecnología, aumentando la viabilidad de despliegue a empresas como por ejemplo operadoras de telecomunicaciones que tendrán que abordar un despliegue masivo para interconectar ciudades y regiones entre sí.

Canal CEO: Una de las mayores brechas entre hombres y mujeres aflora en el sector STEM donde, precisamente, has logrado llegar al puesto de CEO. ¿Qué o quién te inspiró para seguir este camino?

Vanesa Díaz, CEO de LuxQuanta: El mayor motor en toda mi carrera profesional ha sido las ganas de aprender y de superación. En mis inicios como Ingeniera Técnica en telecomunicaciones, descubrí que realmente disfrutaba estando más en el ámbito comercial y desarrollo de negocio así que fui redirigiendo mi carrera desde trabajos puramente de I+D con los que comencé hasta el puesto de desarrollador de nuevos mercados en Corning, donde estuve más de una década introduciendo junto al equipo comercial nuevas tecnologías en Europa, Oriente Medio y África.

Fue una vez dentro de Corning, y formando parte de una de las mayores corporaciones del sector, donde me di cuenta de que la idea de liderar un equipo, tomar decisiones estratégicas y hacer crecer el mercado me apasionaban. Esto combinado con los aprendizajes que acompañan este tipo de tareas, y la satisfacción al aprender en el camino, me empujaban a ir cada día más lejos.

La posición de CEO en LuxQuanta llegó de manera inesperada. Trabajar en una startup no era un objetivo que hubiera considerado años atrás. Sin embargo, cuando se presentó, me pareció una formidable forma de poner en práctica toda la experiencia acumulada trabajando en una tecnología muy puntera y con un equipo excepcional. Las nuevas tecnologías y estar en constate aprendizaje hace que LuxQuanta sea el mejor proyecto profesional en el que me he embarcado en toda mi vida profesional. Una posición en la que tengo claro que, además de convertir a LuxQuanta en un fabricante de QKD líder en su sector, quiero hacerlo potenciando todos y cada uno de los miembros del equipo a desarrollar sus mejores versiones a nivel profesional.

El sueño es convertir a LuxQuanta en una empresa referente a nivel tecnológico y de mercado, en la que todo su equipo comparte el entusiasmo en su trabajo cada día.

Canal CEO: ¿Qué desafíos has tenido que superar en estos 20 años de trayectoria?

Vanesa Díaz, CEO de LuxQuanta: Muchos, muchísimos. Cada nuevo proyecto profesional venia acompañado de retos de conocimiento técnico, empresarial y, por supuesto, de equipo. Es crucial tener una mentalidad flexible y abierta con muchas ganas de aprender y humildad para reconocer lo que aún no sabes. También para asumir y reconducir los errores que, inevitablemente, forman parte de cualquier aprendizaje y de los que normalmente aprendemos muchísimo más.

Y por supuesto, abordar cada reto con la mayor ambición.

Las mejores lecciones de mi carrera han florecido de los retos más duros, pero sobre todo de excelentes y maravillosos superiores y compañeros que me ayudaron a adquirir y mejorar las habilidades que fueron necesarias para superar cada reto, haciéndome crecer como profesional.

A día de hoy, el puesto de CEO en un startup como LuxQuanta me ofrece una cantidad ingente de desafíos cada día. Llevar una empresa joven a la excelencia depende de muchos y diversos factores, decisiones complicadas y gestión de equipo. Pero es algo que disfruto a cada momento y en el que cuento con la confianza y el apoyo de nuestros inversores y de todo el equipo LuxQuanta.

Canal CEO: En este sentido, ¿cuál crees que es el mejor método para lograr que mayor número de mujeres lleguen a puestos de responsabilidad cuando la meritocracia no basta?

Vanesa Díaz, CEO de LuxQuanta: Es importante ser una buena profesional, pero no esperar a que lluevan del cielo las promociones sólo por nuestros méritos, aunque deberían en un mundo ideal. Una ha de tener claro dónde quiere llegar, hacerse ver, valer y oír, expresando no sólo el interés en puestos de mayor responsabilidad, si no activamente, demostrando la capacidad que tenemos para realizarlos con éxito.

Y cuando digo demostrar, me refiero a tener reuniones dedicadas, proponer objetivos y planes de promoción, y no a esperar a que se den cuenta. Creer en una misma y luchar por lo que se quiere es crucial. Llegado el momento, si no conseguimos ese reconocimiento y llegamos al punto donde estamos claramente desajustados respecto a nuestras capacidades y el puesto que estamos desempeñando, hay que tener la mente abierta en cuanto a movernos a otras empresas. Es una decisión valiente que, siempre que nuestra vida personal nos lo permita, será crítica para continuar nuestro desarrollo.

Nuestra vida profesional es un pilar muy importante en nuestras vidas. Si no vamos a trabajar con entusiasmo, porque no estamos desarrollando todo nuestro potencial, vale la pena considerar un cambio de escenario donde poder hacerlo.

Canal CEO: Según diversos estudios, junto a la falta de conciliación o no restar importancia a la visibilidad de los logros propios, el síndrome del impostor en las mujeres directivas juega en la mayoría de las ocasiones una mala pasada a la hora de luchar por un puesto de mayor responsabilidad. ¿Qué consejo podrías ofrecer a las directivas para crecer profesionalmente y no dejarse influenciar por creencias limitantes?

Vanesa Díaz, CEO de LuxQuanta: Lo es. El síndrome del impostor no es nada fácil de controlar, en muchas ocasiones aparece cuando nos enfrentamos a retos que escapan de nuestra experiencia previa, aun sabiendo que tenemos el potencial para aprender y que nadie tiene de antemano todas las respuestas. También es fácil que nos ataque, aunque estemos preparadas y tengamos la experiencia adquirida, por el mecho hecho de que nuestra forma de ser, de trabajar o nuestro simple aspecto escapa a los cánones. De hecho, este síndrome se agrava en el caso de mujeres en el sector STEM, al ser un sector tradicionalmente dominado por hombres, por lo que es fácil caer en la tentación de hablar, actuar, hasta vestir conforme al consenso establecido.

Algo que me ayuda a sobreponerme a este sentimiento es entender que son emociones en gran parte causadas por sesgos sociales. Todos estamos condicionados por ciertos sesgos. Por ejemplo, subconscientemente juzgamos que un profesional de la medicina con más edad será más competente que alguien más joven, o que un abogado trajeado será más profesional que uno que vista de manera casual. No es personal, ni tampoco la verdad, es un sesgo que lamentablemente tenemos todos en muchos ámbitos de la vida y al que sólo nos queda enfrentarnos con naturalidad y profesionalidad, tratando de eliminarlos por el camino. Una anécdota que suelo contar fue durante una conferencia, donde yo misma me sorprendí del cargo de CEO de mi interlocutora después de un buen rato de hablar con ella.

Tenemos trabajo por delante para normalizar nuestra presencia en el mercado en general y en el sector tecnológico en particular, pero estamos en el buen camino. Una de las cosas que más esperanza me da es que ya no estamos cayendo en la tentación de mimetizarnos con el statu quo, a contrario, Va

La diversidad nunca fue una cuestión de estética: el talento y liderazgo femeninos multiplica beneficios, potencia la innovación y enriquece el capital humano de cualquier empresa.