Cambios y tendencias en los entornos laborales: lo que podemos esperar para el 2024

Jordi Berenguer, General Manager AdQualis Executive Search Barcelona

Por Jordi Berenguer, General Manager AdQualis Executive Search Barcelona | En la actualidad, estamos inmersos en un momento de grandes cambios en el mercado laboral. Asuntos como el bienestar, la conciliación, la productividad o la salud mental encabezan las demandas de los empleados. Las empresas, por su parte, trabajan constantemente para adaptarse a este entorno y combatir fenómenos como la “gran renuncia” o el “burnout.

De otro lado, la incertidumbre acerca del crecimiento económico y el rápido envejecimiento de la población, hacen que, en el camino hacia el 2024, las compañías deban plantearse su papel en la sociedad. Es momento de desarrollar nuevas fórmulas en la atracción, desarrollo y retención del talento.

Las 3 tendencias de mayor impacto en el mercado laboral

1. La nueva fórmula: Smart working

Con la pandemia, el teletrabajo irrumpió con fuerza y se ha convertido en una constante en muchos entornos laborales. Ahora, sin embargo, parece que muchas empresas están migrando hacia la flexibilidad horaria y de ubicación, modelo menos encorsetado y con mayor facilidad para adaptarse a los cambios. Como consecuencia de esta nueva realidad híbrida, algunos expertos ya anticipan el surgimiento de lo que se conoce como salario bajo demanda, el cual permite dar la flexibilidad que los empleados necesitan para afrontar imprevistos en cuanto a su gestión económica personal.

Esta tendencia se enmarca en el ámbito del smart working o empresas Smart, una nueva forma de ofrecer bienestar y personalización a la plantilla. No obstante, aún quedan detalles legales que aclarar, para que tanto compañías como empleados, cuenten con las herramientas necesarias antes de llevar a cabo estos cambios.

Además del smart working, los modelos mixtos han ido ganando terreno, ya que permiten un registro y la cumplimentación posterior de un documento de declaración de jornada.  Como consecuencia, ahora es necesario que esta clase de sistemas de fichaje se adapten a las condiciones del trabajo híbrido.

2. El auge del employee-centric

Abordar el pilar de RRHH me lleva a otra tendencia en auge: convertir el área de Personas en una de las funciones estratégicas de las organizaciones. Especialmente tras el esfuerzo y compromiso mostrados durante la crisis de la Covid, es absolutamente necesario que recursos humanos deje de ser percibida como un área reactiva y pase a tener un rol activo y prioritario en la toma de decisiones en las empresas.

Este aspecto, nos lleva a la siguiente tendencia: employee-centric. Las compañías están poniendo el foco cada vez más en el empleado, y aquí la formación desempeña un papel clave. En este sentido, es muy necesario llevar a cabo una evaluación continua y actualizar las competencias (upskilling y reskilling), para aumentar la productividad y contribución, según el rol de cada perfil. Se trata, por tanto, de un cambio que busca adaptarse al mercado y las responsabilidades que demanda esta nueva época.

3. Organizaciones diversas

También hay que reseñar la importancia de implementar estrategias para impulsar la diversidad e inclusión en el entorno laboral. Estas incluyen diferentes procesos como la sensibilización y capacitación de todo el personal, políticas y procedimientos de inclusión claros, consultables y públicos para toda la plantilla, así como la promoción de dichas estrategias. Se trata de uno de los cambios más beneficiosos para las compañías en un entorno BANI, favoreciendo la unión de diferentes experiencias y visiones de vida que permite a la empresa estar más preparada para afrontar los problemas venideros.

Tendencias en entornos laborales

4. Tecnología y personas

Durante los próximos años, la tecnología seguirá jugando un papel clave en la gestión de las personas. A esto debemos sumar las continuas transformaciones del escenario laboral, como una mayor apertura, una actitud de escucha permanente y el impulso de una mejor calidad de vida para el talento.

No cabe duda de que la Inteligencia Artificial es un tema que marcará 2024. En este sentido, la planificación inteligente irá aterrizando de manera progresiva en las compañías para facilitar procesos y reducir los tiempos de gestión. Así, el registro histórico de planificaciones se usará como base para las futuras, de manera que los sistemas de IA puedan ofrecer alternativas ante los imprevistos, basadas en el aprendizaje previo.

En la actualidad, la IA ya está presente en procesos de selección o la valoración de competencias, por lo que en los próximos años será cada vez más habitual ver cómo se integra en más áreas de las compañías.  Un ejemplo en este sentido es el área de RRHH. Y es que la automatización en este entorno permite simplificar tareas repetitivas, optimizar tiempos y gestionar todo tipo de solicitudes de los equipos desde sistemas de turnos y ausencias hasta evaluaciones del desempeño.

Desde luego, se avecinan unos meses intensos, de profundas transformaciones en muchos niveles del ámbito laboral, que implicarán a empleadores, empleados y candidatos.

Contribuir a que las compañías sean más humanas, al tiempo que continúen apostando por la innovación y los avances tecnológicos, es un objetivo de lo más esperanzador.