Más allá de los unicornios: el futuro de las startups

Barcelona destaca en Europa como una de las ciudades más atractivas para los inversores y donde se concentra el mayor hubs de startups de España. Además, tiene nueve de las 20 principales empresas unicornios que existen en nuestro país en la actualidad. Sin embargo, la nueva visión empresarial ya no habla de unicornios, sino de dragones.

En el Desayuno Canal CEO del día 23 de junio, en La Salle-URL, cuyo eje era la cuestión: ¿Por qué el próximo unicornio hablará catalán?, se han destacado conclusiones importantes de los expertos como Jaume Rey, CEO de Nexiona; Delfi Torns, CoFundador de Homu Health Ventures y fundador de Bluvoyager Ventures; Manuel López Torrents, periodista económico y autor del libro Super Founders; y Nacho Santillana, vicepresidente de Ausape y director de sistemas de información del Ayuntamiento de Barcelona. La Ciudad Condal es una plaza muy atractiva para el talento joven y la inversión extranjera, pero debe haber menor miedo a invertir en proyectos que desde su concepción no supongan una ganancia de mil millones de euros.

El encuentro fue impulsado por Nacex, Number 16 School, Eurofirms, Agicap y Lid Editorial.

“Cuando un emprendedor tiene una idea, lo que necesita como ser humano es estar acompañado. Ratificar que hay alguien que cree en él. Acompañarlos y dejar que haga su estrategia”, Delfi Torns.

Desayuno Innovación

Sin monetización no hay futuro

Para Jaume Rey, CEO de Nexiona y un poderoso vision maker, una startup que no tiene entre sus prioridades generar monetización por sí misma está condenada al fracaso. “La mejor startup es la que no requiere dinero, la que es capaz de generar dinero por sí misma”.

“Si eres capaz de generar valor y ganar dinero con tu empresa, es una forma que te está diciendo la sociedad que lo que haces tiene valor. Cualquier empresa del planeta que pierde dinero, la sociedad te está diciendo que no te necesita”, Manuel López Torrents, periodista económico

Este concepto es el que Manuel López Torrents, periodista con más de 30 años de experiencia, director general de Estrategias de Inversión y un amante de los mercados financieros ha definido como “bajada de la marea”.

“Cuando la marea está alta y nos llega el agua por el cuello, no se ve quién lleva bañador. Cuando baja a las rodillas, ahí se nos ve las vergüenzas”, acota en referencia a las startups que se quedan en la idea de vivir de la inversión hasta que se venda la empresa.

De la presión inconsciente a la inversión consciente

Por la forma cómo se mueve el mundo, la presión constante de estar a la vanguardia tecnológica y, al mismo tiempo, la generación de resultados y el retorno de inversión, muchos inversores no son conscientes de que acelerar procesos puede no ser beneficioso para las propias startups.

“Esa presión por crecer no permite que generemos un tejido industrial que podría dar trabajo a mucha gente, que brindara beneficios, donde se paguen impuestos y que contribuya a la sociedad”, aseguró Jaume, muy escéptico con la definición de ‘unicornio’. “Concepto unicornio no es una compañía valorada en mil millones. Eso no es verdad. Un unicornio es un señor o señora que va a entrar a la empresa, decide que su valor es de mil millones”.

“La gente cree que montar una startup es vivir de los inversores hasta que vendamos la empresa. Eso no es. Es crear valor y monetizar. Si te va bien, el menor problema es que venga gente y lo quiera comprar”, Jaume Rey.

Por su parte, Nacho Santillana, autor del libro Barcelonate que habla sobre la necesidad de repensar el modelo educativo actual, un modelo social inclusivo y un modelo económico innovador, resume su pensamiento en una frase: “Las personas son valientes, pero las empresas son cobardes”.

Él cree que en un futuro habrá menos unicornios y que eso será bueno para la sociedad, dado que el impacto será más social y no solo monetario. Por su parte, Manuel piensa en empresas dragones, aquellas que alcanzan un valor de cien millones y que cuentan con una facturación real.

Consejo para los jóvenes

Al concluir sus presentaciones, los expertos dejaron algunos consejos para que sean apreciados por los jóvenes que tienen muchas ideas de emprendimiento, pero que les cuesta llevarlo a la práctica. Siendo Barcelona la quinta ciudad más atractiva para el talento digital, la tercera favorita para ubicar una startup y la séptima en traer proyectos de inversión extranjera, según el último informe del Observatorio de Barcelona, la posibilidades de éxito aumentan.

“Que los jóvenes, al salir de la escuela, se animen a emprender. Entonces, ahí hay un ecosistema mejor. Que les dé menos miedo a dar ese paso, porque yo creo que eso es lo importante”, aseguró Delfí Torns.

Por su parte, Jaume Rey entiende que atraer el talento joven a Barcelona es muy fácil, pero hace falta un mejor acompañamiento por parte de las instituciones. “Falta que acaben de acompañar un poco más y que los inversores sean menos infantiles, que no estén esperando al próximo unicornio, sino que haya gente que esté dispuesta a invertir en empresas, no solamente en startups”.

Manuel fue más allá y se animó a una experiencia aún más enriquecedora emocionalmente. “Viaja un añito o dos fuera de tu país, y trabaja. Estate un tiempo manteniéndote tú, para que te enteres de verdad por dónde vienen los tiros. De lo que sea”.