El decálogo de la conversación de desarrollo

Conversación de desarrollo

¿Cómo pueden conseguir las empresas fidelizar a su mejor talento? ¿Por qué muchos jóvenes abandonan sus empresas a los pocos meses de incorporarse? ¿Cómo se puede tener una carrera profesional plena y que nos aporte más felicidad? El punto de encuentro entre las expectativas y la comprensión del destino los esfuerzos del empleado está en la conversación de desarrollo. Conocer sus objetivos, cómo prepararla y cómo llevarla a cabo en el ámbito profesiones es primordial para la conexión entre responsables y empleados.

En la actualidad, estamos inundados de nuevas herramientas y metodologías en el ámbito de la gestión de las personas: experiencia de empleado, políticas de bienestar, salario emocional, nuevos modelos de trabajo, metodologías agile, etc. Todas son relevantes, sin embargo, no podemos perder de vista el crecimiento y el desarrollo profesional de los equipos donde la conversación de desarrollo es un elemento clave.

Los procesos de transformación asociados a un entorno cambiante generan nuevos retos en las organizaciones entre los que se encuentran la necesidad de reforzar las habilidades para mantener conversaciones de calidad para el desarrollo de los equipos en búsqueda de un crecimiento profesional continuo.

 

«A veces la aventura más grande es un simple conversación», Amadeus Wolfe

El decálogo de la conversación de desarrollo para el responsable

Portada del libro La conversación de desarrolloPara facilitar esta tarea, Pablo Romero Cagigal pone en nuestras manos La conversación de desarrollo, una completa guía para que los profesionales de la gestión de talento de las empresas puedan impulsar sus procesos de desarrollo del talento y aprovechar al máximo el potencial de todas las personas; como para que todos los profesionales que quieran hacer de este momento una oportunidad de crecimiento.

El autor ofrece en su obra un decálogo de aprovechamiento del proceso de conversación a tener en cuenta por los líderes en la gestión de personas:

  1. Afronta la conversación con una actitud positiva y realmente con «mente abierta». Es muy importante abordarla como una oportunidad.
  2. Prepara adecuadamente la conversación. Es recomendable hacerla por escrito, y dedicándole el tiempo necesario. Una buena preparación es la clave del éxito.
  3. ¡Haz buenas preguntas y escucha activamente! Es importante desplegar los cuatro niveles de la escucha activa y tener presencia plena durante la conversación.
  4. Muestra respeto y aprecio por las ideas y sugerencias de tu colaborador. Tener en cuenta sus propuestas reforzará su compromiso con el plan de acción.
  5. Céntrate en las fortalezas de tu colaborador y en la forma de ponerlas más en juego. Tienes que poner el foco en las fortalezas de tu colaborador y explorar junto a él las áreas de mejora.

  6. Mira al futuro. Desde el aprendizaje que aporta lo ocurrido en el pasado, la conversación debe estar totalmente centrada en los pasos que hay que seguir de cara al futuro.
  7. Ayuda a concretar las competencias que hay que desarrollar. Esto resulta especialmente relevante para que el plan de acción esté bien aterrizado y no sea una mera declaración de intenciones.
  8. Ponte la gorra de líder-coach. Durante la conversación también tienes que ponerte la gorra de coach y, a veces, la de mentor.
  9. Genera en tu colaborador ownership y compromiso con el plan de acción. Haz que se sienta partícipe del plan de desarrollo.
  10. Establece un plan de seguimiento y mantén «la actitud». El reto de ser facilitador de su desarrollo debe estar presente en tu día a día.