Dime qué aficiones tienes y te diré qué tipo de CEO eres

Aficiones CEO

Hoy en día, las aficiones de quienes ejercen el liderazgo dicen tanto de esas personas como sus curriculums. Y es que, un CEO se hace no solo dentro de las instalaciones corporativas, también fuera, así que, las aficiones que practica en su tiempo de ocio tienen mucho que decir al respecto.

Y es que, ya sean de carácter deportivo, recreativo o artístico, los hobbies que realizamos en la esfera privada inciden directamente en nuestra personalidad y en nuestra forma de ver el mundo y de relacionarnos. En otras palabras: tienen un peso decisivo en nuestra manera de trabajar y de encarar los retos laborales que se presentan a diario.

P or qué sino cientos de CEO de todo el mundo se han dado al running con pasión? No se trata tan solo de cultivar el gusto por correr, se trata de desarrollar otras muchas competencias y capacidades asociadas a este deporte, por ejemplo, el espíritu de superación y sacrificio, la paciencia y, claro está, el bienestar físico y mental, imprescindibles para ejercer un buen liderazgo.

No solo eso, las aficiones se convierten en un instrumento vehicular y extrapolable. A través de las aficiones, los CEO del presente se convierten en figuras ejemplarizantes para sus equipos de trabajo, de resistencia física y de equilibrio mental. En definitiva, de mayor rendimiento y salud emocional.

El valor de los y las CEO en activo 

Los CEO han dejado de ser figuras herméticas, opacas y pasivas para convertirse en el epicentro del espíritu de empresa que trata de trasladar una corporación en su plantilla. Desde ese punto de vista, los hobbies pasan a formar parte de esa política de organización que quiere para sus equipos de trabajo personas motivadas, dinámicas, creativas y felices. No es de extrañar, por tanto, que muchas de ellas incluyan importantes paquetes de actividades deportivas en sus planes de beneficios sociales o de compensación total.

Running, competiciones de alta montaña, ciclismo, escalada, crossfit, fitboxing…, son actividades a las que se encomiendan los y las CEO en la actualidad. Pero no son las únicas. Otras como el yoga, el aeroyoga, el KAP o el pilates se han puesto de moda entre quienes buscan algo más que tonificar su cuerpo y soltar adrenalina. Estas disciplinas cultivan la relajación y, tanto unas como otras, alivian a los CEO de la enorme carga que soportan sobre sus hombros, evitando la aparición del estrés y la ansiedad. 

Aficiones que fomentan la creatividad

Cultivar ciertas aficiones significa también aprender a fomentar la creatividad.  Y es que, las actividades que inspiran relajación (aquellas relacionadas con el arte o la cultura y prácticas deportivas como el yoga) activan el hemisferio derecho de nuestro cerebro, el más creativo, lo cual contribuye a encarar ciertos problemas cotidianos desde una óptica diferente, menos convencional.

De hecho, es esa capacidad para la creatividad la que marcará, en buena medida, los rasgos de los CEO del futuro, quienes suman a esta competencia la rapidez de aprendizaje y la adaptación. No en vano, la resiliencia se ha convertido en un valor de liderazgo.

Tocar un instrumento, moldear cerámica o tallar son aficiones no menos válidas para quienes ejercen el liderazgo, pues a los beneficios consabidos de desconexión y divertimento se suman la destreza y creatividad, imprescindibles hoy en día para cualquier líder en el desempeño de sus funciones.